Una razón más para evitar el sexting

Gracias a la Internet y los móviles no son pocas las personas que comparten imágenes o incluso videos íntimos con otros, esperando que queden en el ámbito de la privacidad.

El sexting no solo te puede traer un mal rato si es que tu pareja decide mostrar tus fotos y videos a otras personas, sino que también esas fotos y videos que te muestran en tu privacidad probablemente terminen en Internet.

Una investigación realizada en Estados Unidos determinó que una de cada 25 personas había sido víctima del llamado «Porno de venganza» en el que una ex pareja despechada publica contenidos considerados íntimos en redes sociales o sitios pornográficos.

Porno de venganza: una amenaza real

Tomarse una foto o grabar un video de tintes sexuales es muy sencillo gracias a las cámaras de los móviles, y cada vez son más las personas que realizan sexting, es decir que comparten contenidos de naturaleza sexual a través de aplicaciones de mensajería.

No está de más mencionar que es una pésima idea y no solo porque tu privacidad podría ser violada por un hacker; el verdadero peligro es que esa persona en la que confiaste o sus cercanos la posteen públicamente en la red.

El Porno de Venganza viene en aumento y puede destruir vidas. Sus consecuencias van desde peleas familiares, pérdidas de empleo o acoso tan grave que la persona termina quitándose la vida.

Una de cada 25 personas en Estados Unidos reveló haber sido víctima de Porno de venganza y ese es el número que lo confiesa, ya que no es algo que queramos admitir públicamente. Incluso existen sitios web dedicados exclusivamente a la publicación del «Revenge Porn».

Quienes participaron en esta encuesta tenían más de 15 años y pertenecían a ambos sexos y diferentes orientaciones sexuales. Los más afectados eran las mujeres jóvenes y quienes formaban parte de la comunidad LGTB.

¿Cómo protegerte si igualmente planeas seguir con el sexting?

Si los datos que hoy compartimos contigo no logran convencerte de dejar de enviar imágenes y videos íntimos a través de mensajería móvil o exhibirte ante una cámara web, hay ciertas medidas que puedes tomar para al menos proteger tu identidad.

Lo más obvio es nunca mostrar tu rostro, ya que si no se ve será difícil que se te pueda identificar como protagonista de los contenidos eróticos. Captura del cuello para abajo o usa una máscara. Si tienes tatuajes o marcas que te delaten también debes cubrirlos.

En caso de ser menor de edad el tomar y enviar imágenes o videos que te muestren desnudo es un delito y no solo para quienes las reciben, ya que aunque seas tú la víctima igualmente estás creando y distribuyendo pornografía infantil, lo que es ilegal y te puede traer graves consecuencias de por vida.

Varios países están creando leyes contra el porno de venganza pero eso solo sirve cuando ya fuiste víctima y tus imágenes y videos seguirán estando presentes en la red ya que todo lo que aparece en Internet se reproduce y queda en ella (probablemente) para siempre.