¿Sabes utilizar un desfibrilador?

¿Sabes utilizar un desfibrilador

– ¿Qué es un desfibrilador?

Un dispositivo que administra una descarga eléctrica al corazón a través de la pared torácica. Analizando el ritmo cardiaco del paciente, los doctores determinan cuándo es necesaria la desfibrilación y administran la descarga al nivel de intensidad apropiado.

– ¿Son realmente efectivos?

Absolutamente todos los cardiólogos recomiendan disponer de un acceso rápido a los desfibriladores, un poco como los extintores. Diferentes estudios aseguran que si en España el acceso fuese real, se salvaría la vida de 4.500 personas.

– ¿Por qué son tan importantes?

Un desfibrilador puede restaurar el ritmo cardiaco normal a un paciente de ataque cardiaco o de muerte súbita. Los modelos portátiles más actuales permiten a más personas responder adecuadamente ante una emergencia que requiera desfibrilación. Piensa que 700 personas mueren diariamente de un infarto.

– ¿Es muy complicado de utilizar?

No. De hecho es una tarea sencilla. El propio aparato muestra imágenes claras e indica por voz las instrucciones básicas que nos ayudarán a seguir el procedimiento correcto, una vez que se colocan las dos paletas en el pecho de la persona infartada. No obstante, los expertos insisten en la importancia de coger el teléfono desde el minuto uno y llamar al 112. Ellos indicarán al interesado los pasos a seguir y además enviarán una ambulancia.

– ¿Existe algún riesgo a la hora de utilizarlo?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, cuando hablamos de una persona que ha sufrido un paro cardiaco, hablamos de una persona que ha fallecido. No se puede matar a alguien que ya está muerto. Por lo tanto, lo único a lo que nos arriesgamos es a devolverle a la vida. Eso sí, hay que tener en cuenta algunos factores, como por ejemplo evitar que la persona afectada se encuentre sobre una superficie mojada cuando se le aplican las descargas (así como también que nadie esté en contacto directo con él ni con el aparato en ese momento).

– ¿Son muy caros?

Los desfibriladores básicos cuestan alrededor de 1.100€ ya completos y los más altos de gama 1.500 euros.

Ante una parada cardiaca, avisa al 112. Si la persona está inconsciente y no respira inicia las maniobras de reanimación cardiopulmonar. En caso de haber um desfibrilador disponible, enciende el aparato y sigue estas instrucciones:

1. Coloca los parches directamente sobre el pecho de la persona (si está mojado, sécalo antes).

2. El parche superior hay que situarlo en el lado derecho del esternón, bajo la clavícula derecha, y el parche inferior en la parte izquierda inferior del pecho (hay veces que la máquina tiene una imagen que muestra la colocación de los parches).

3. El aparato analizará entonces el ritmo cardiaco (nadie debe tocar a la persona en este momento) y te indicará que presiones el botón de descarga si el ritmo cardiaco es anormal, peligroso y posiblemente letal.

4. Antes de presionar el botón de descarga para evitar lesiones eléctricas, todas las personas presentes deben alejarse de la víctima o de cualquier objeto que esté en contacto ella.

5. Una vez aplicada la descarga, reinicia las maniobras de reanimación, proporcionando oxígeno y flujo sanguíneo al corazón y al cerebro y maximizando la probabilidad de supervivencia. Cada dos minutos, el aparato te dirá que detengas las maniobras para volver a analizar el ritmo.

Sigue con los mensajes del desfibrilador hasta que:

– Lleguen los servicios de emergencias y se haga cargo de la persona

– La víctima empiece a respirar de forma espontánea. De ser así, colócala en posición lateral de seguridad hasta que llegue la ayuda