¿Qué es la ventana metabólica?

¿Qué es la ventana metabólica

Después de entrenar duro, en tu cuerpo se producen una serie de cambios de efecto pasajero. Y no hablamos solamente de sudar. Uno de esos cambios es el EPOC (exceso de consumo de oxígeno post-ejercicio, por sus siglas en inglés), también conocido como ‘efecto térmico residual’. Durante este lapso, que puede durar hasta 48 horas después de haber terminado el ejercicio, tu cuerpo continúa quemando calorías a un ritmo elevado.

Pero no es lo único que ocurre. En los minutos inmediatamente después de un entrenamiento, tu organismo también está más receptivo a los macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas), debido a que el consumo de glucógeno muscular aumenta la sensibilidad a la insulina, que es la hormona precursora de los procesos metabólicos y de recuperación. Este proceso dura unas dos horas, aunque la máxima capacidad de absorción por parte del cuerpo se produce en los primeros 45 minutos. Es lo que se conoce como ‘ventana metabólica’. ¡Pero ojo! Durante este tiempo puede producirse un proceso de catabolismo muscular; es decir, una degradación del músculo. Tomar un recuperador adecuado puede revertir ese proceso catabólico (degradación) en uno anabólico (creación).

¿Y qué es un ‘recuperador adecuado? Pues uno que combine los carbohidratos de alto índice glucémico (para favorecer su entrada en los músculos a través de la insulina) con las proteínas para ayudar en el proceso de síntesis de fibras musculares). La mayoría de los expertos en nutrición deportiva afirman que el ratio ideal carbohidratos-proteínas oscila entre 3:1 y 4:1.

 

¿Qué recuperador puedes tomar?

Nosotros te sugerimos la nueva bebida recuperadora Sport Life. La puedes encontrar en Carrefour, Alcampo y Leclerc (en la sección de dietética) y también en bebidasportlife. Además de 26g de proteínas por cada botellín de 330ml, contiene hidratos de carbono procedentes de la maltodextrina y la miel. Es bajo en lactosa y también te aporta minerales como el calcio, potasio, sodio y fósforo. Para hacerlo redondo, cuenta con Mobilee®, un extracto de cresta de gallo que es rico en ácido hialurónico, polisacáridos y colágeno. Porque, aunque creas que todavía eres demasiado joven como para preocuparte por los problemas articulares como la artrosis, numerosos estudios han demostrado la relación entre la práctica de determinados deportes y la artrosis. De lo que no cabe duda es que practicar deporte de manera moderada contribuye a evitar la artrosis, ya que reduce la posibilidad de padecer sobrepeso y obesidad (factores de riesgo para la artrosis) y refuerza la musculatura alrededor de las articulaciones.

Deporte y una alimentación saludable, el combinado perfecto para blindar tus articulaciones.