¿Poco apetito sexual? Quizás sufres hipogonadismo

¿Poco apetito sexual Quizás sufres hipogonadismo

¿Vas más salido que el canto de una mesa? ¿A menudo tienes ganas de aliviar tensiones y de echarte una canita al aire (o más)? Entonces deja de preocuparte y échale un vistazo a nuestro Kamasutra sexual, porque no padeces hipogonadismo, que es lo que se conoce como la alteración de la testosterona. La más frecuente es tenerla baja.

Sin embargo, si a menudo te sientes extremadamente cansado, si tienes problemas de erección, si sientes que has perdido la libido e incluso has notado un aumento de grasa en la zona abdominal, quizás debas prestar atención a lo que te contamos. Eo sí, antes que nada trata de identificar el problema y descartar que no se trate de un trastorno psicológico puntual que derive en una disfunción eréctil ansiosa.

¿No es eso? Tampoco te alarmes. Deja la cibercondría a un lado, porque la Clínica Doctor T asegura que 2 de cada 5 españoles sufren esta patología. Es más, el director del centro, el Doctor Ángel Cunill Castro, asegura que la testosterona baja “es una enfermedad y como tal se puede tratar”. Y es que no sólo afecta al terreno sexual, sino también a otros ámbitos: “Muchos pacientes se acaban desesperando por no encontrar una solución a los problemas no sólo sexuales sino de fatiga y desarrollo físico; por lo tanto, debe tener su tratamiento adecuado”, destaca el profesional.

¿Cómo solucionarlo?

¡Que no cunda el pánico! No te sitúes en el extremo. En otras palabras, que descartes en un primer momento eso de tomarte pastillitas para dejar el mástil tieso durante horas. No apliques la máxima de ‘a grandes males, grandes soluciones’, porque el procedimiento es otro mucho más elaborado y estudiado. Vamos, que hay otros remedios tal y como asegura Cunill.

“Los pacientes que acuden a nosotros vienen después de haber probado todo tipo de soluciones, incluidas la Viagra y otras pastillas. Con un análisis se investiga la testosterona libre y los resultados se comparan con una tabla de valores que indica si estás por encima, dentro o en la media”, remarca el especialista.

“Una vez analizada la sangre y con los resultados procedemos a aplicar el tratamiento adecuado a base de inyecciones de testosterona que se dispensan sólo con receta médica en la farmacia”, destaca el endocrino. El tratamiento puede durar 3 meses y el efecto de cada inyección, que es inminente, alcanza las 3 semanas aproximadamente. ¡Devuélvele la vida al soldadito (y a toda tu persona!)