¿Ir en bicicleta puede provocar impotencia?

¿Ir en bicicleta puede provocar impotencia

Sin duda alguna, la bicicleta es una herramienta muy útil para trabajar especialmente cuádriceps y gemelos. Sin embargo, si te habías propuesto emular a Miguel Indurain (o si incluso se te había pasado por la cabeza inscribirte al Tour de Francia o al Giro de Italia, que nunca se sabe), te recomendamos que bajes marchas. Y es que montar a menudo en bicicleta puede llegar a causar trastornos genitales e, incluso, disfunción eréctil en el peor de los casos, según el Journal of Sexual Medicine. Es más, el Boston Medical Group asegura que un 5% de los hombres que montan a menudo en bici pueden padecer problemas de impotencia.

Esto es debido a que la presión que ejerce el sillín en una zona tan delicada acaba por comprimir el área del perineo, pudiendo llegar a afectar de esta forma al área del perineo, donde se encuentran nervios y arterias necesarias para poder tener una relación totalmente satisfactoria. Pero eso no es todo, ya que también hay estudios que vaticinan que ir en bici durante 5 horas a la semana puede afectar a la calidad de los espermatozoides y dificultar las posibilidades de concebir. Y por si fuera poco, si el sillín está en una posición muy baja, los cuádriceps podrían sobrecargarse y traducirse en una tendinitis de aúpa.

Pero las dos ruedas no sólo pueden ser perjudiciales para los hombres, también pueden serlo para las mujeres. Y es que si el manubrio (entiéndase como manillar, sin malpensar) está más bajo que el asiento, las mujeres también pueden padecer una reducción de la sensibilidad genital, tal y como contempló un estudio realizado por los científicos de la Universidad de Yale.

De todos modos, si eres un fanático del ciclismo y no quieres dejar de practicarlo, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes consejos:

1 – La altura adecuada suele ser en la que sentado puedas estirar toda la pierna para llegar al pedal.

2 – La inclinación del síllin deberá ser con la punta ligeramente hacia abajo pero sin que te resbales.

3 – La distancia con el manillar correcta es en la que la cadera, la rodilla y el tobillo te queden alineados mientras pedalees.

Así pues, teniendo en cuenta estas indicaciones, podrás subirte a la bici y darlo todo. Eso sí, con cautela, siempre con cabeza.