Empleados de Google dedican su tiempo libre a una labor admirable

La política laboral de Google se hizo famosa en 2004 cuando se reveló que los empleados de la compañía disponían de un 20% de su tiempo semanal para trabajar en los proyectos personales que prefirieran.De esta novedosa política han nacido ideas tan importantes como AdSense (el sistema de publicidad por clicks que tantos beneficios ha aportado a Google), Google News o Gmail.

Pero con el paso de los años, el famoso 20% terminó siendo el 120%. Según Marissa Mayer, CEO de Yahoo y extrabajadora de Google, en la compañía del buscador se dejó hace mucho de destinar parte del horario laboral a proyectos originales, y los empleados que quisieran seguir haciéndolo debían sacar horas de su tiempo de descanso o su tiempo personal.

Por eso muchos trabajadores de Google abandonaron el proyecto del 20% y se dedicaron en exclusiva a hacer sus tareas habituales y cumplir con los objetivos de su departamento. No es el caso de un grupo de empleados que han seguido por su cuenta mejorando los productos con funciones que a priori no van a ser muy masivas, pero que son una maravillosa idea. Como hacer que Google Maps incluya información para que las personas que vayan en sillas de ruedas puedan saber si su destino es un lugar en el que no hay obstáculos.

quieres ver:  Cómo comprobar si su cuenta de Google es uno de los más de 1 millón de infectados con malware

Según revela Business Insider, la idea ha surgido de Rio Akasaka, que actualmente trabaja como jefe de producto en Google Drive -el servicio de almacenamiento y software en nube de la compañía- pero que ha querido meterse de cabeza en Google Maps, un producto que no tiene nada que ver con el suyo.

Akasaka, junto a otros 10 empleados, ha conseguido que la sección de información de los diferentes establecimientos y lugares de interés que parecen en Google Maps cuenten con datos sobre su accesibilidad para personas que se mueven en silla de ruedas. Esta información no es suministrada por los dueños de los restaurantes o de los bares, sino que es preguntada directamente a los usuarios que los hayan visitado, mediante una pequeña encuesta. Gracias a las millones de respuestas recibidas, Google puede elaborar una guía fidedigna sobre este tipo de cuestiones.

El sistema de Akasaka también informa de si un restaurante es fácilmente accesible con un carrito para bebés o si se permite el acceso de perros.

Una magnífica iniciativa que nace de la dedicación de unos empleados que han donado su tiempo libre para crear una función que no da dinero de por sí, pero que embellece y hace mucho más útil un producto.